BLOG
A state permitting clear perception and understanding; the area that may be seen distinctly or resolved into a clear image.

¿El tranvía, una posibilidad para Ayacucho?

TranviaAyacucho

El hombre aparece en la tierra como un ser errante que en búsqueda de sustento y protección llega a los más lejanos confines del globo terráqueo y en ese andar descubre la agricultura, domestica animales y así aparecen las primeras concentraciones urbanas como en Mesopotamia, Caral en el Perú y Egipto. Desde entonces la humanidad ha dado pasos cada vez más grandes hacia la vida urbana. A inicios del Siglo XIX, la población mundial urbana apenas alcanzaba el 3%(1) y a inicios del siglo XXI, la población urbana ha sobrepasado ya a la rural (2), quiere decir que más personas vivimos en ciudades que en el campo y el avance en este sentido es inevitable. Por ello necesitamos generar ciudades ordenadas, confortables, saludables,  atractivas y viables.

Las ciudades tienen sistemas complejos de vida y de relaciones; sus habitantes necesitan movilizarse para ir al trabajo, a los colegios, al mercado, a pasear o realizar diversas actividades. Para esto se requiere de eficientes formas de traslado y transporte, hacerlo de manera cómoda, rápida y eficiente,  pero no siempre ocurre esto. Así como existen ciudades que han desarrollado sistemas multimodales modernos e integrados de movilidad urbana, así también existen ciudades donde reina el caos, la congestión y la polución, y junto a esto un alto índice de accidentes de tránsito a lo que se suma la inseguridad, situación que hace que los pobladores de estas ciudades no hagan sino sobrevivir.

El automóvil aparece como un medio de transporte que parecía una gran solución, junto a él  nacen los diferentes modos de transporte público modernos como el metro, el trolebús, el tranvía y los buses, pero la crisis del petróleo y la corriente ecologista para hacer de nuestro planeta un mundo sustentable, han modificado los paradigmas del transporte urbano. Ya no se puede pensar en que cada habitante tenga su automóvil propio, pues no alcanzarían las avenidas y calles para su circulación, se produciría mayor contaminación y niveles de congestión inimaginables; hoy la tendencia mundial es a incentivar el uso del transporte público y reducir el privado, pero en condiciones de calidad de manera que sea atractivo dejar el auto propio por el transporte público.

Plantear propuestas

En el país nos encontramos en un momento de economía estable y en crecimiento y a pesar de todas las inequidades que subsisten, hay esperanza de seguir creciendo más. En el caso concreto de Ayacucho estamos ante un crecimiento desordenado, desigual, contaminante e inseguro.  Por eso es momento de pensar colectivamente y plantear propuestas de desarrollo en las múltiples dimensiones que éste implica, propuestas que busquen el beneficio colectivo, pues con la cultura del individualismo contraria al bienestar común, nunca estaremos satisfechos.

La población de China que antes mayoritariamente se movilizaba en bicicleta, hoy por la mejor economía de su población cada día multiplica su parque automotor generando gran congestión en sus arterias antes casi inexistentes para el tránsito vehicular. Ante esto el gobierno de ese país enfrenta el gran reto de mejorar el transporte público. Ninguna ciudad del mundo está preparada para que la movilidad urbana se realice a través del vehículo privado, siempre faltará ampliar las calles y aún así en corto tiempo se tendrían nuevamente déficits insalvables. El camino es entonces realizar el ordenamiento del transporte público pero con tal calidad de servicios que sea confortable para los habitantes de la ciudad, de manera que se prefiera andar en bus, en Trole o tranvía antes que el vehículo privado.

El ritmo de vida actual con el consumo de productos requeriría de 10 planetas tierra para satisfacer el consumo de la población mundial (3) si todos los habitantes consumieran como un ciudadano norteamericano. Debemos pensar entonces que nuestra actual manera de vivir, está generando problemas grandes para nosotros y para nuestros hijos, y que es necesario tomar conciencia ambiental, para sobrevivir como seres humanos en este hermoso planeta llamado tierra.

El ejemplo de Curitiba

Hace casi 40 años, en la ciudad de Curitiba, capital del estado de Paraná en Brasil, el Alcalde Jaime Lerner, reunió en su gestión a los mejores profesionales de su región y contando con un asesor peruano, emprendieron una gestión exitosa en plena época de crisis brasilera. Uno de los puntales de su gestión fue el desarrollo de un sistema de transporte público reinventado, denominado por ellos el metro de superficie. Se estudiaron todos los problemas que subsistían en el transporte público de buses y que son comunes a ciudades donde aún no se ha resuelto este problema como es el caso de Ayacucho. La congestión vehicular y la contaminación que conlleva es cada vez más insostenible, el riesgo de accidentes tanto como para conductores como para transeúntes es cada vez más alto, sobre todo para éstos al andar como en las paradas al subir o bajar  de los vehículos públicos y sus conductores que no tienen el mínimo respeto por sus pasajeros, los tiempos de demora en el subir o bajar en el pagar y recibir cambio, la competencia – convertida en virtual batalla- entre rutas por el mismo pasajero que hoy se denomina La Guerra del Centavo, donde las diferentes rutas se superponen disputándose los pasajeros inclusive entre miembros de la misma ruta o línea, tal como vemos y sufrimos a diario en nuestras calles ayacuchanas. Y todo esto en medio de una casi total falta de autoridad de parte de la Municipalidad y de la Policía.

Entonces en Curitiba hicieron lo que hoy se denomina reingeniería del transporte: Un sistema de transporte integrado, no contaminante, accesible y de calidad en el servicio: Buses con Líneas exclusivas de circulación en la mayor parte de sus recorridos, estaciones de parada con pago previo, nivel del paradero a la altura del interior del bus (Igual que en los metros). Este sistema de transportes no iba lejano de la proyección del ideal de ciudad que se soñaba, se trabajó el ordenamiento urbano con ejes troncales y el sistema trinario ligado estrechamente a los usos del suelo o actividades urbanas, se orientó el crecimiento de la ciudad con estos ejes, con áreas verdes superiores a las sugeridas por la OMS. Este sistema integrado de transportes fue tomado como paradigmático por diferentes ciudades del mundo, hoy se les conoce como BRT (Bus Rapid Traffic), mientras en el Perú se generaba el caos a partir de los incentivos económicos de los años 90, y la consecuente invasión de las combis de segunda mano y timón cambiado.  Hoy los tranvías han resurgido con gran éxito

Experiencias exitosas

Nuestros vecinos Colombia, Ecuador y Chile desarrollaron sistemas estudiados  de transporte público, generando bienestar en sus poblaciones, Colombia en Bogotá con el Transmilenium, Ecuador en Quito con el Trolebús eléctrico y silencioso que atraviesa el centro histórico a un cuadra de la Plaza Mayor sin generar impactos de congestión y contaminación sino al contrario; Chile en Santiago que ya contaba con el metro y trolebús, creó el Transantiago;  y Lima después de más de 20 años de letargo, mejoró su transporte público con el funcionamiento del Metropolitano y el tren eléctrico. Recordamos el debate entre los candidatos de Lima Alberto Andrade y Castañeda, donde el primero proponía el Lima Bus y el Plan Braton de seguridad ciudadana y su contendor que se oponía al Lima Bus y proponía el funcionamiento del tren eléctrico; al resultar ganador Castañeda tomó el proyecto de Andrade con el nombre de Metropolitano y se olvidó de su propuesta del tren eléctrico, pero al tomar la solución de su contrincante mejoró sustancialmente la movilidad urbana de Lima. Así a pesar que aún no está integrado y con las falencias que pudiera tener se ha dado un gran paso, quedando aún tareas pendientes: Integrar otros corredores viales a los servidos por el Metropolitano y el tren eléctrico para cubrir la totalidad de la ciudad con un sistema formal y ordenado.

Y en Ayacucho ¿qué?

Además de las ciudades capitales o otras grandes ciudades, ciertas ciudades intermedias ya vienen trabajando este tema, en el Perú Arequipa lo está haciendo con el Misti bus y ya se está pensando en el nuevo tranvía. Y en Ayacucho ¿qué? ¿Hasta cuándo se tendrá que esperar?

En Ayacucho en este aspecto nuestra historia se remonta a los años sesenta, en primer término con dos empresas: La Línea 1 – Condorcunca – y la línea 2, la primera unía el centro con Santa Elena y la otra con el Aeropuerto. En los años noventa entra en funcionamiento la línea 3 y con ella se multiplicaron las rutas, tratando de cubrir toda la ciudad, pero con un denominador común: Todas debían atravesar el centro como si ése fuere el requisito principal, debían compartir grandes longitudes de sus recorridos con las otras líneas generando lo que hoy vivimos a diario: Congestión, alto riesgo, contaminación, unida a la proliferación de un nuevo vehículo intermedio entre el taxi y el micro: La Mototaxi, que con un servicio de casi puerta a puerta de recorridos cortos a medianos y con un costo aparentemente accesible pero  altamente contaminante y peligroso.  El crecimiento del transporte público sin planificación alguna y que ha generado el actual caos y la contaminación que abruma a quienes vivimos en esta ciudad que ya pronto va a tener quinientos años de fundada, ha ido paralelo con el crecimiento de Ayacucho como una urbe que se ha expandido sin control horizontalmente. De ahí que uno de los problemas más serios que afronta nuestra ciudad sea precisamente el transporte urbano, problema que hasta ahora no merece la atención de quienes son los llamados a solucionarlo: la municipalidad y el gobierno regional.

Ya se hizo algo

En la gestión edil pasada el transporte fue un tema de insistencia por parte del suscrito, en primer término se solicitaba conocer ciudades con experiencias exitosas en el tema para tomar el modelo de gestión que se podría adaptar a la realidad de Huamanga con su topografía dificultosa, con las secciones existentes de calles y avenidas que algunos consideran como difícil, y acorde con la economía e idiosincrasia de la ciudad.

De esta manera se realizó el contacto con la UITP (Unión Internacional de Transporte Público), a través de un encuentro en la ciudad de Lima el año 2008 y al siguiente año con la participación del suscrito y el alcalde en el encuentro realizado en Sao Paulo (Brasil) y Bogotá  (Colombia), parecía el momento propicio para dar un vuelco positivo en Huamanga; pues se tenían ya contactos con Cofide, la banca de segundo piso que tenía programas específicos de renovación de flota de unidades de transporte público a gas con un sistema novedoso de amortización del crédito en cada llenada de tanque en los gasocentros; por otro lado se invitó a especialistas en el tema, primero a Juan Tapia Grillo hoy asesor técnico de la Municipalidad de Lima y posteriormente al experto internacional Arqº Rodrigo Torres. Con ellos se trataron las áreas técnica de alta calificación y la financiera. En esta reunión se mostraron los nuevos sistemas de transporte público, exponiéndose la baja rentabilidad que genera una flota antigua de vehículos y más bien la alta rentabilidad de los vehículos nuevos hasta los cuatro años de uso.

Se perdió la ocasión

Probablemente la compra de microbuses nuevos del año 2009 a la fecha haya sido provocada a partir de este evento, pues antes se compraban vehículos “seminuevos” que en otras ciudades ya no se permitiría su funcionamiento público. Lamentablemente la autoridad edil  de entonces bajó la guardia en este tema postergándolo indefinidamente y Huamanga perdió la ocasión de estar a la vanguardia en ordenamiento urbano, antes que Lima con el Metropolitano y el Mistibús arequipeño que aún no entra en funcionamiento.  A la fecha y al respecto no se conoce propuesta alguna de la actual gestión municipal.

¿Un tranvía para Ayacucho?

Imaginemos  nuestra ciudad donde no exista congestión en las calles, que en lugar de 174 automóviles andando en las calles que transportan una o tres personas, existan tres buses o un solo tranvía (3), silencioso, atractivo, accesible y sin emisiones de carbono a la atmósfera. ¿Será el tranvía el sistema más conveniente para nuestra ciudad, complementada con buses de manera integrada? Es probable que sí, pues este sistema tiene una serie de ventajas(4):

  • Es el transporte público más rápido en distancias inferiores a 7 km, con una velocidad comercial de 17- 19 km/h.
  • Es accesible, de paradas cercanas entre sí y su acceso es cómodo y sin desniveles para facilidad de transporte para personas con discapacidad, carros de la compra, ancianos, sillas de ruedas, coches de bebés, inclusive de ciclistas con sus bicicletas.
    • Su bajo centro de gravedad reduce la sensación de mareo o movimiento.
    • Es ligero, silencioso y seguro.
    • No contamina el medio ambiente, utiliza energía eléctrica y tiene la capacidad de generar energía durante la frenada para el siguiente tranvía.
    • Es compatible con las secciones viales de centros históricos de calles estrechas.
    • Mejora la calidad de vida de la ciudad.
    • Reducción de la ocupación de suelo, ya que para una misma capacidad de transporte el tranvía ocupa 30 veces menos espacio que el automóvil.
    • Mejora los tiempos de viaje, regularidad y seguridad.

Hoy es un imperativo tomar mayor conciencia ambiental, necesitamos realizar todos los esfuerzos colectivos para vivir saludablemente, con áreas verdes suficientes para el esparcimiento y la generación de oxígeno y mejores microclimas, con un aire limpio, con bajos niveles de contaminación por ruidos, con nuestras quebradas y ríos sin basura ni aguas servidas. Esto involucra repensar los  sistemas de movilidad urbana,  usos del suelo y usos del espacio público, enfrentar el problema directamente, con audacia y técnica, para lo que es necesario tomar  profesionales expertos y formar a los nuestros para el futuro. Dejemos de estar a la zaga como tradicionalmente ocurre en las ciudades del interior del país, pareciera que necesitamos que alguien haga algo o que suframos desgracias como el alud del 16 de diciembre de 2009 para después recién emprender mejoras.

Yuri Gutiérrez, Arquitecto

(1)      SALADIÉ, Òscar; OLIVERAS, Josep (2010). Desenvolupament sostenible. Tarragona, Universitat Rovira i Virgili, p. 81-83]

(2)      Busquets, Joan, II Seminario Atlántico de PENSAMIENTO – La ciudad del siglo XXI:Su diseño y sus formasde gestión

(3)      http://www.ladinamo.org/ldnm/articulo.php?numero=22&id=555

(4)      http://gestionpublicave.blogspot.com/2008_05_01_archive.html

sevillaesp -

Leave a Reply